Més Que Un Club: el significado

Pongamos que alguien que lo ignore todo sobre el Barça decide que quiere saber más. Imaginemos que está particularmente interesado en la expresión Més Que Un Club, porque la ha oído en repetidas ocasiones en los medios y le gustaría averiguar qué significa.

Pues bien, si esa persona entrase hoy en la página web del Club, es muy probable que se hiciera una idea muy distorsionada: para definir la expresión, la web habla de conceptos como la participación de los socios en la toma de decisiones, el estilo de juego propio, la vertiente polideportiva de la entidad, la catalanidad sin olvidar la apertura al mundo y al resto de culturas, el compromiso con el cambio social, la formación a través del deporte… una retahíla de ideas, todas ellas ciertamente positivas, pero bastante difusas y heterogéneas.

Para descubrir qué significa Més Que Un Club, pues, hay que viajar al pasado y hablar del contexto histórico que llevó a Narcís de Carreras a utilizar este término para referirse al FC Barcelona en 1968: la expresión recogía toda una serie de acciones que el Club había estado llevando a cabo desde su origen.

Desde un principio, Joan Gamper creyó que el FC Barcelona debía estar vincular al movimiento catalanista que surgía con la Renaixença: es por eso que se introdujo el catalán como lengua propia del club, y también por eso que al escudo, que inicialmente sólo hacía referencia a la ciudad, se le incorporaron la bandera y la cruz de Sant Jordi. En 1918, el Barça se adhirió a la petición de autonomía hecha por los ayuntamientos catalanes; en 1920, el club incluso bautizó su cuarto equipo con el nombre de ‘separatistas’.

Estas primeras pasos firmes del club, vinculándose con los posicionamientos catalanistas de la época, ya provocaron la reacción del Estado durante la dictadura de Primo de Rivera. En aquel período histórico, al Barça se le prohibió utilizar el catalán y participar en los actos de la Diada: esto no impidió, sin embargo, que en 1925, en un partido amistoso entre el Barça y el Júpiter para homenajear al Orfeó Català, el público pitara la marcha real española.

La represión duró mientras Primo de Rivera ocupó el poder: el uso del catalán en el Club y la participación en los actos de la Diada no se recuperaron hasta la Segunda República.

El posicionamiento histórico del FC Barcelona junto a las reivindicaciones de los derechos y libertades de los catalanes, pues, ha tenido una larga lista de consecuencias graves desde la fundación del Club. Los presidentes de la entidad lo han sufrido especialmente, como en el caso del exilio de Joan Gamper y del fusilamiento de Josep Suñol por parte de tropas fascistas durante la Guerra Civil.

Durante la dictadura franquista, el FC Barcelona mantuvo un papel significado como referente antiautoritario a través de sus socios. Un buen ejemplo es el apoyo que mostró la masa social del club a la huelga del tranvía de 1951, que protestaba contra la subida de precios: muchos miembros de la entidad se solidarizaron con las reivindicaciones haciendo el trayecto hasta la estadio a pie e incrementando así las simpatías entre los contrarios al régimen.

En los últimos años, el FC Barcelona ha facilitado un buen altavoz a las reivindicaciones nacionales de la sociedad catalana. La adhesión del Club al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir o la cesión del Camp Nou para que pasara la Vía Catalana y para organizar el Concierto por la Libertad de 2013 son muestras de la implicación institucional del Barça. Al mismo tiempo, los reiterados gritos a favor de la independencia que se oyen desde 2012 en el minuto 17:14 de cada partido (y el recientemente añadido clamor por la libertad de los presos políticos) ilustran el compromiso de los socios con la causa.

En El Senyor Ramon tenemos claro que el concepto Més Que Un Club no se puede entender sin la unión del FC Barcelona con la realidad nacional catalana, por un lado, y por otro, con el altavoz que el Club ha proporcionado al país para expresarse en momentos en los que no tenía libertad para hacerlo.

El Barça es, pues, Més Que Un Club porque históricamente se ha puesto al lado del pueblo de Cataluña contra el autoritarismo del Estado; lo es porque ha sido adalid, como club deportivo, en el uso de los símbolos propios de Cataluña, como la bandera y la lengua; y lo es porque se ha posicionado siempre junto a las reivindicaciones de la sociedad catalana a favor de la democracia.

Es por todo ello que desde El Senyor Ramon pedimos a todas las directivas del FC Barcelona que trabajen por mantener esta sintonía con el sentir del pueblo catalán: consideramos vital que en ningún caso se rebaje ni diluya este acompañamiento de las demandas de los socios, y de la sociedad civil en general, en defensa tanto de la democracia como de los derechos y libertades individuales y colectivos.

Por Josep Alabern, miembro de El Senyor Ramon